Buscar este blog

sábado, 14 de enero de 2017

Las razones sobran para comprender lo vivido


por Julio García

Puerto Rico, será el inquilino de la América por mucho tiempo, las razones, a los Estados "Unidos", no les interesa la finca del Caribe. El interés está en las inversiones americanas que ellos han establecido desde hace un largo tiempo, hasta que no logren tener el último centavo de la inversión no existirá ninguna razón por un motivo de separación. Es por el motivo que la “Junta Fiscal Federal” está tomando las vías para recaudar el dinero invertido. La Junta Fiscal no es más que los agentes de un “mortgages capitalista financiero” para abastecer la deuda interna. 

Las compañías multimillonarias de la América, solo han mantenido las funciones en el país, pero no han invertido en lo absoluto. Es un verdadero desastre, promueven su economía en la isla explotando la tierra, pero no invierten para la economía del país, jactándose las ganancias el imperio americano. Lo peor de todo es que, no les importa el estatuto del pueblo y la necesidad pública. Lo que solo les concierne es velar por sus intereses y recobrar sus inversiones. La otra parte es que, el gobierno tiene conocimiento y lo ha disfrazado de mil maneras, es por eso que este gobierno, va a tratar de vender las agencias públicas a inversionistas extranjeros para aportar a la deuda y de los incentivos tratar de mantener la estructura gubernamental para no caer en un cierre de gobierno, o un caos civil. 

El gobierno de Puerto Rico, solo constituye una parte administrativa del país, simplemente para la representación de un ente político de normas y leyes judiciales para mantener el "equilibrio" de sociedad y gobierno. Pero la realidad es otra, el gobierno actualmente no tiene los recursos para sostener el país a un cien por ciento de sus labores públicas. Estarán manejadas y quizás permitidas ciertas acciones por una labor fiscal. Es por ello que Puerto Rico, no tendrá un aliento de libertad por un largo y perecido tiempo. Desde la llegada del Estado “Libre” Asociado, hasta el sol que nos alumbra hoy, el gobierno les permitió establecerse, ser dueños y hasta permitirles manejar la administración puertorriqueña.

En este punto de liquidez financiera y con unos agentes fiscales velando por los intereses puertorriqueños no les conviene a los americanos darle la libertad a Oscar López Rivera, por el temor de volver a retomar las defensas de un 1950 cuando el líder Albizu Campos, se dio a la tarea de encomendarse a sacar la cara por las injusticias hacia la tierra y a nuestra sociedad puertorriqueña. De igual manera ellos piensan que el único icono de la libertad, por decidir permanecer encerrado en solidaridad por la patria, pueda tener un revuelo en la sociedad y levantar lo que muchos han esperado por años. Esa motivación, empuje y el apoyo de un líder dispuesto a todo, es por ello que en este momento por el que nuestro país está pasando criminales vicisitudes de un gobierno anexionado, Estados Unidos no le va a otorgar la libertad a Oscar López Rivera.

Compañeros todo tiene un sentido que ata el eslabón perdido. Es solo cuestión de analizar y ver con claridad el montaje que ha tenido desde la Gran Depresión hasta la supuesta ola de estabilidad económica. Acaso no se refleja en este país los acontecimientos de una embarcación americana, acaso no han recortado fondos públicos, servicios, escuelas, emergencias públicas, los bonos de los retirados, el aumento de los “taxes” y altas tarifas de utilidades a pagar, el desempleo y la lista sigue en aumento. 

Definitivamente estamos ciegos y sordos al problema que estamos viviendo aquí en la isla. Hasta cuando pueblo, hasta cuándo vamos a permitir que sea el lodo quien nos manche la cara, que sea el hambre quien nos recuerde la necesidad, que sea la salud quien nos obligue a perecer, que sea la inmoralidad quien nos de limitaciones, que sea el gobierno, cuando no le cueste más remedio después de un plebiscito cambiar el logo de E.L.A a “soberanía”, pero con la misma mancha anexionista. Se juegan la silla por tan sólo el hecho de llenarse los bolsillos, sin importar lo que sucede en los pueblos montañosos. El solo caminar por algunas áreas de los pueblos nos deja saber que la corrupción ha sido la orden de una devastación económica. Solo hay que salir y observar lo que verdaderamente acontece por la falsedad de un imperio.

Despierta puertorriqueño, no permitamos que sea nuestra frustración la que nos castigue por no levantar conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada