Buscar este blog

martes, 31 de enero de 2017

Oscurantismo político


por Julio Garcia

El oscurantismo para muchos es fundamentalmente antidemocrático ya que encubre a la gente de ser incapaces de conocer los acontecimientos y la autenticidad sobre el gobierno de su estado o pueblo. Algunos filósofos son considerados oscurantistas por no revelar la realidad deliberadamente como se expresa, se observa y se caracteriza. En el siglo XIX y XX el oscurantismo fue ciertamente un término controvertible por ser descrito como oscuro y oculto literario. El oscurantismo sirvió por mucho tiempo en los tiempos de la aristocracia del siglo XVII, por los problemas sociales que provocaron la revolución francesa. El fundamentalismo religioso se relaciona con el oscurantismo a diferencia que, el fundamentalismo es más un pensamiento independiente de la teología. El personaje oscurantista tiende a ocultar el verdadero significado sin dejar claramente la exposición del relato, marcando entre líneas el verdadero sentir y la ex ponencia del mensaje para salvaguardarse de un efecto caótico.

En el día hoy, las sociedades, los medios de comunicación y la política envuelve el oscurantismo en su máxima expresión. Es la especialidad principal en los medios de comunicación ya que estos modifican, rechazan y reinvierten la veracidad de un hecho, conllevando la publicidad a ser creíble el oscurantismo que, desestiman el verdadero significado de la noticia. La manipulación es parte del fingimiento, de la corrupción, del engaño y de la criminalidad oculta. Es un hecho que el difundir un mensaje o noticia sin la transparencia de un hecho se auto incrimina por la falsedad del mensaje.  La eliminación de los efectos, los detalles, las referencias y la verdadera culpabilidad hacia la incumbencia de hacer ver el principal motivo de la causa, determina que la información difundida es totalmente nefasta y manipuladora en la más fina expresión de lo corruptivo.

El razonamiento de los hechos y las pruebas que se disponen es de suma importancia para el interés público, son relativamente importante para el oyente y el espectador que comparte luego el mensaje, la noticia, el discurso o la educación, ya que pudiera tener un vital malogro impactando la atmosfera de un habituado persistir. En la época griega el oscurantismo era la manipulación de creencias religiosas, uno de los defensores en aquel siglo XIX fue la educación del darwinismo. Charles Darwin creía en la evolución biológica por la naturaleza, claro que estas fueron teorías que más tarde otros teólogos fueron profundizando más en los estudios. La nación y los líderes que se disponen a administrar el gobierno y la sociedad tienen una relatividad con este tema del oscurantismo. Los análisis, los discursos, las promesas, la disposición de su carácter personal, el interés, la transferible relevancia de los hechos, el control, las ayudas, los beneficios, la igualdad de derechos, en general todo lo que dispone el político no conlleva en sus manos la virginidad de una pureza moralista.

En mis comienzos de estudios en justicia criminal, antes de estudiar sobre los derechos humanos y las ciencias políticas descubrí que, para llegar al individuo había que persuadir su silueta ósea su personalidad. El hombre es capaz de no tan solo persuadir a su género, sino que llegar a confundirse en su propia identidad creyendo firmemente que la mentira es realmente una realidad. Es interesante ver como personas que han marcado ciertas diferencias de una vida civil a una labor política se vea seducido por la falsedad, el engaño, la inmoralidad, la apatía, hasta sumergirse en la traición de sus propias convicciones, ideales e identidad, por solo el hecho de lograr la aceptación y la infalibilidad de su medio amiente político. La oportunidad de haber compartido con otros líderes me he recalcado en la conciencia que, para determinar un propósito, la cordura y la disposición de mantenerme recto en una sola idea sin tener que palpar el filamento de la influencia, me es considerable confiar en la trasparencia del hecho y no en el oscurantismo que retracta la opinión y la incredibilidad de un Ser.

Si todos los políticos fueran la semejanza de un honorable representante independiente, Sr. José Vargas Vidot o la humildad y finura de un expresidente de Argentina, el Sr. Pepe Mujica las naciones fueran prosperas en la diversidad y la unión de un bienestar mutuo y no de insolencias y criminalidad que vivimos el hoy por hoy violando todos los derechos hasta tocar las fibras del odio y el repudio de un país. Expresándose en su máxima preeminencia la bienvenida de un fascismo y el oscurantismo que les caracterizan sus obras.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada