Buscar este blog

lunes, 29 de agosto de 2016

La dignidad en primera fila



Los acontecimientos en la madrugada de hoy, 29 de agosto de 2016, entre las empresas de la familia Ferré Rangel y el pueblo de Puerto Rico me trajeron a la memoria la prisión de Alcatraz.  En la década de 1950 el gobierno estadounidense me encarceló por unos seis años en esa isla-prisión.  En la misma había una biblioteca y solamente un preso  tenía acceso a ella.  Semanalmente pasaba frente a las celdas de los prisioneros con un pequeño carrito y les dejaba dos libros a los que quisieran.  Le pedí que solo me trajera libros sobre psiquiatría, sicología y comportamiento humano pues quería fortalecer mi arsenal psicológico. 

Pasados tres años
decidí cambiar de tema de lectura y le pedí que me trajera todos los libros que encontrara acerca de Puerto Rico.  El primer libro que me trajo sobre el tema tenía el título The Americanization of Puerto Rico.  En ese libro, para mi sorpresa, se decía que preparaban a un joven de nombre  Luis A. Ferré para dirigir ese proceso de americanización. 

Hablo del mismo Luis A. Ferré Aguayo cuyo padre, Antonio Ferré Bacallao, huyó de Cuba en 1896 durante las luchas de independencia contra el imperio español.  Sus descendientes hoy día conforman el  llamado   grupo Ferré Rangel y son dueños del principal periódico del país, así como de otros dos periódicos de circulación general, medios electrónicos y otras empresas a través de las cuales continúan llevando a cabo la “encomienda” de su antepasado para la americanización de Puerto Rico.  De ahí su respaldo a la llamada Junta Imperialista de Control Fiscal.

Regresando a Luis A. Ferré, recuerdo  que le llamaban “Mister Republican” .  También lo recuerdo como informante del notorio congresista estadounidense Eugene McCarthy, presidente del nefasto House Un-American Activities Committee de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.    Gracias al lente telescópico de un fotógrafo existe la imagen de  McCarthy paseando por las costas de Puerto Rico en una embarcación junto a Luis A. Ferré y el obispo de Ponce, James McManus.  De la imaginación de Luis A. Ferré salió la descabellada  idea de la “estadidad jíbara” para Puerto Rico y  también  el disparate de que Estados Unidos era su nación y Puerto Rico su patria, siempre tratando de justificar lo injustificable para engañar al pueblo.   ¿Sabrán los integrantes de la llamada “fuerza de choque” de la Policía de Puerto Rico que es a éstos a quienes están sirviendo y no al pueblo de Puerto Rico?  

Violan la libertad de prensa aquellos que la usan para engañar al pueblo.  Gracias en nombre  del pueblo patriota a los jóvenes que hoy están en primera fila defendiendo la dignidad de nuestro pueblo y, no solo la libertad de prensa, sino la libertad plena del pueblo de Puerto Rico.

Rafael Cancel Miranda

Se llega más pronto a la meta de pie que de rodillas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada