Buscar este blog

domingo, 22 de mayo de 2016

La crisis no es huérfana



Cuidado, buen compañero,
cuidado con el imperio,
te pone cara de santo
mientras prepara tu entierro.
 
Hará unos días noté que después de redactada la supuesta Constitución de Puerto Rico en 1952 , el Congreso de los Estados Unidos, entre otras modificaciones, añadió a la misma como primera obligación del llamado Estado Libre Asociado de Puerto Rico, el pago de la deuda a los bonistas.  Me pregunto si esto de la crisis actual, no habrá sido parte de un plan premeditado de Wall Street.  Resulta interesante que después de 64 años ese mismo Congreso quiera imponer en Puerto Rico una junta de control fiscal para el beneficio de ese mismo Wall Street. 
 
¿Han leído ustedes el libro La doctrina del shock de Naomi Klein?  Trata de cómo Wall Street y el Fondo Monetario Internacional (FMI) provocan crisis en los países para crear temor entre la población y que así sus ciudadanos estén en disposición de vender sus empresas públicas, recursos y fuentes de riqueza a precios de quemazón.  También se usan estas crisis provocadas para forzar el desplazamiento poblacional.  ¿Han observado cómo los boricuas se ven obligados a abandonar su país en busca de empleo mientras los Paulson, Prouty y demás inversionistas buitres se van adueñando del país.  Esta situación me recuerda las palabras proféticas de don Pedro Albizu Campos:  El coloniaje nos llevará de ser dueños a arrimados y de patronos a peones en nuestra propia tierra.
 
Uno de los objetivos fundamentales del FMI es sustituir a los gobiernos en el ámbito financiero.  ¿Recuerdan a Anne Krueger, ex subdirectora gerente del FMI, así como a dos de sus colegas del FMI  y la Sra. Lisa Donahue, emisaria de los bonistas en la Autoridad de Energía Eléctrica, quienes vinieron a dictarnos pautas sobre el problema de la deuda del gobierno de Puerto Rico?  Ahora, Wall Street, a través de sus políticos en el Congreso estadounidense, quiere  imponernos la llamada junta de control fiscal, que en realidad no sería otra cosa que  una especie de dictadura. 
 
Antes de culparnos a nosotros mismos por la crisis –que es lo que los políticos estadounidenses al servicio de Wall Street quisieran–, busquemos la verdad.  Encontraremos que el verdadero culpable es el coloniaje que padecemos.   Desde el 25 de julio de 1898, todas las acciones del imperio han estado dirigidas a robar nuestras riquezas para servir a sus intereses e impedir que los puertorriqueños podamos desarrollar una economía próspera e independiente para beneficio de nuestro pueblo.  En realidad, los que estamos en crisis somos los puertorriqueños porque los buitres continúan llevándose cientos de miles de millones de dólares de nuestro país.  Como siempre, seguimos manteniendo su marina mercante y enriqueciendo los bolsillos de sus corporaciones. 
 
Para poder encontrar soluciones, tenemos que salir del engaño al que nos tienen acostumbrados y recuperar los poderes que desde 1898 nos usurparon. ¡Hagámoslo!
 
¡Pa’lante siempre!  
--
Rafael Cancel Miranda

Se llega más pronto a la meta de pie que de rodillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada