Buscar este blog

martes, 20 de diciembre de 2016

Buenos días.... Patria


Escrito por, -Julio Garcia

Muchas veces escribo lo que me dicta la noción o la conciencia, pero les confieso esta lectura la escribí con el corazón y lágrimas en mis ojos... todo por ser un humilde jíbaro borincano... personalmente no me interesa tener miles de amigos al final no los conozco personalmente, pero solo el hecho que sean Seres pensantes me luce la idea que podamos compartir diferentes opiniones.

La lectura no es para todo el mundo, vemos párrafos y se nos nubla la vista, sin embargo, hemos llegado hasta aquí por medio de un escrito. Nunca conocerás si tu idea es tan clara, sino te tomaras el tiempo a leer lo que pudieras tener como erróneo tu pensar. Te invito a leer esta lectura y que conozcas lo que pudiera ser un error o simplemente una idea. Yo, me he tomado el tiempo a escribir por horas lo que verdaderamente pudiera ser la solución o el principio del error. Simplemente te pido que leas y lo demás sería una simple idea de lo que en un principio fuimos y queremos volver a ver.

Hoy, todavía existen agrónomos jibaros que son un batallón en su menester. La agricultura fue el eje de este "Porto, -Rico", el café, la caña, el azúcar, el arroz y el algodón. Las industrias corporativas y el no querer pagar lo que se corresponde pagar; como los beneficios, salarios justos, menos contribuciones, prefirieron trasladarse a otros países para pagar menos impuestos, para así ahorrarse un monto de dinero.

Los agricultores que quedan en el país, el gobierno cada vez les resta en vez de multiplicarles. Como podrían mantenerse si el dinero que se les otorga al país específicamente para esto, el gobierno se queda con un porciento para otros supuestos 'proyectos'. El ganado y la agricultura es el pulmón de una tierra, como es posible sobrevivir si no existe tales nutrientes en un país fértil, como lo es Puerto Rico.

Creo estar equivocado, quizás es el comercio quien tiene la luz verde puedo entender que prefieren la agricultura de Perú, Guatemala, México, Honduras, Santo Domingo, China, en fin, otros países extranjeros. Lo que no puedo entender es que, como prefieren pagar arbitrios, transportación, salario, combustible y demás para la distribución de la agricultura y, no quieran pagar un salario justo, si la infraestructura está ubicada en Puerto Rico.

Es acaso que las tantas filtraciones corruptivas están en este fraudulento circulo ganancial "evitando" tales impuestos. El agricultor tiene el potencial para cosechar, porque no aportar lo que se corresponde pagarles y desarrollar una industria agricultura criolla dentro de Puerto Rico, el consumo del país sería mayor, claro si el precio del producto fuera lo justo a pagar a diferencia de la competencia extranjera, por ende, el volumen de ganancias fuera mayor por la cantidad de su consumo.

De esta manera enriqueceríamos la agricultura y gozaríamos de una estabilidad fructífera. Apoyemos el consumo del país por el bienestar del mismo... El puertorriqueño ha tenido por años la forma viable para el sostén propio, tuvo en sus narices la fórmula perfecta para el consumo y la distribución propia de bienes gananciales, pero la industria textil y el desarrollo avanzado junto a otros bienes de gobierno como el PAN y otros de consumo, "mantén", fueron creando un perezoso puertorriqueño en la dejadez de la mano obrera de este país.

En adicción a esto hemos estado controlado por absurdos cambios tanto de los del patio como los del extranjero, buscando nuevas vías para un supuesto desarrollo militar en el país, hemos estado bajo el control de un colonialismo vigente por años, limitándonos a solo una idea el "poder adquisitivo". El problema ni si quiera es del puertorriqueño, el jibaro ha sido doctrinado a una imagen contraria así mismo, el verdadero puertorriqueño es un jibaro de lucha y de siembra, trabajador y fuerte en sus valores. El puertorriqueño ha perdido el marfil que le dio la tierra en su nacer, la clave de un país son sus riquezas "homogéneas" de la agricultura.

Un país sin la mano obrera no podría ser un país fructífero, de igual forma no lo podría ser sin sus riquezas AUTÓNOMAS. La autonomía de un país no puede tener otro nombre ni mucho menos otro apellido, la autonomía de un país debe ser mono estrellada y punto, para que pueda gozar de sus propias riquezas. La situación del puertorriqueño esta palpable en su propio terreno, ciego, sordo y mudo ha sido por tantos años. Es importante contribuir a un país lo es, lo que no es tan importante es la negatividad del propio sentir de pueblo, es esto precisamente lo que ha corrompido al puertorriqueño y con él al país.

Debemos todos brindarle y devolverle al país lo que en un principio fuimos, hombres de la tierra, del cultivo, del ganado, de la pesca, lo que significa país por su naturaleza propia, AUTÓNOMA. Hagan de esa palabra una vida propia, que su significado le reviente el corazón en su mayor sentir puertorriqueño. Sentados en la butaca de un hogar jamás podremos construir a un Puerto Rico mejor. Esto no se trata de ideologías por favor, esto se trata que, si no hacemos algo, seremos nada. Puerto Rico les ha dado a otros lo mejor de ella, porque no darnos a nosotros mismos lo que hemos construido.

No hablo de guerras, hablo de ser independiente, de poder tener una independencia propia, que las decisiones sean constituidas por el puertorriqueño, que sus esfuerzos y logros sean por su propio merito, que su paz sea un solo sentir de pueblo y por ende la familia. Mi gente Puerto Rico necesita volver hacer lo que fue en un génesis, una tierra libre y soberana.

“Necesitamos volver hacia aquel mañana donde las praderas eran la fresca mañana del hogar, donde los marullos mecían en la arena aguas claras, donde el vegetal era tan verde como la semilla de un gandul, donde el jibaro se mecía en su hamaca después de una tierra cosechada. Volver a ver a mi Puerto Rico ser lo que fue, es como soñar y morir despierto, devolvámosle a nuestro terruño lo que en un principio fuimos, volver hacer borincanos otra vez con inocencia” ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada