Buscar este blog

lunes, 12 de diciembre de 2016

Posible obscurantismo y deslealtad hacia la comunidad puertorriqueña

“Estés donde estés, camines por donde camines, vueles por donde vueles, tu nombre es una obra en los sinfines de la concordancia,donde el justo es justo y donde el Norte siempre acompaña su rigor”
- Juliogarcia Garcia
Es un hecho, se lograron más de las 100 mil firmas, pero aún falta mucho por hacer. Nos urge intachablemente seguir movilizando todas las maneras para lograr su excarcelación, Oscar López Rivera lleva más de 35 años encerrados en prisión, desde su arresto hasta luego de ser sentenciado por conspiración sediciosa. En el 1988, recibió una pena adicional de 15 años por a legadamente intentar fugarse de la prisión, por lo cual su condena ascendió a 70 años de prisión. Actualmente es el preso político más antiguo en el siglo XXI. La realidad es que Oscar López Rivera es un preso de guerra no político, como le ha hecho querer ver el gobierno de los Estados Unidos.
Las razones sobran para llamarle en su pena, preso político, es por el cual leadjudicaron la conspiración sediciosa. El hecho de divulgar, organizar y ser activista por la emancipación de su país Puerto Rico, esto lo hace conspirador por conjurar o atentar el mismo derecho constitucional de “Nosotros las personas” y sedicioso por participar y actuar de forma “rebelde” en contra de las leyes o el derecho a la paz en los Estados Unidos.
La primera enmienda de las Constitución de los Estados Unidos, comienza con el preámbulo “ We the people”, “Nosotros el pueblo”, dice;NOSOTROS, el Pueblo de los Estados Unidos, a fin de formar una unión más perfecta, establecer justicia, afirmar la tranquilidad interior, proveer la defensa común, promover el bienestar general y asegurar para nosotros mismos y para nuestros descendientes los beneficios de la libertad, establecemos y sancionamos esta CONSTITUCION para los Estados Unidos de América. Luego en la primera enmienda hace referencia de la libertad hacia la expresión, la cual la hace un derecho constitucional. Para los Estados Unidos, Oscar López Rivera, no podía ser evaluado ni mucho menos castigado como un preso de guerra por el hecho que, tenía abiertamente el convocar el Convenio de Ginebra del 12 de agosto de 1949. El articulo número catorce sobre el tratado al prisionero de guerra menciona que, relativo al trato debido a los prisioneros de guerra, los prisioneros de guerra tienen derecho, en todas las circunstancias, al respeto de su persona y de su honor.
Los prisioneros de guerra conservarán su plena capacidad civil tal como era cuando fueron capturados. La Potencia detenedora no podrá limitar el ejercicio de esa capacidad, sea en su territorio o fuera del mismo, más que en la medida requerida por el cautiverio. En otras palabras, Oscar López Rivera, no le convenía a los Estados Unidos, que fuera amparado a las leyes de Ginebra por, (el crimen que propiamente fue realizado por los americanos en un 25 de Julio del 1898 a las 05:20. am), con un convoy de barcos americanos invadiendo la bahía de Guánica, para usurpar a los españoles y los campesinos puertorriqueños de dicha área. Es esta la razón principal por el cual aún permanece preso, por no categorizársele como lo que verdaderamente es, un preso de guerra y no como un preso político para los Estados Unidos. Sin dejar de mencionar por las atrocidades que Oscar López Rivera sobrepaso estando en prisión. Le confinaron las visitas familiares al punto de negarle el derecho a las mismas, permaneció doce años en sujeción sin derecho a sus recursos como preso y a sus derechos humanos civilmente en un calabozo.
Por todas las vicisitudes que el gobierno le ha sometido en su contra, Oscar López Rivera ha podido sobrepasar de algún modo la avalancha de atrocidades con el fin de desmantelar la capacidad que él posee como líder por la libertad de su hermosa tierra, “Borinquén”, la Isla del Encanto. La familia ha sido el factor más importante para Oscar, su madre murió sin poder verlo antes de morir, lo cual ha sido para él lo más devastador en su aprisionamiento. Oscar, posee además de un liderazgo las herramientas necesarias para poder controlar su mente y su vitalidad encerrado en prisión, una de las motivaciones para conservar sus fuerzas es su familia, su hija, nieta, hermanos, sobrin@s y el amor de la gente que le apoya y espera con los brazos abiertos.
Queda claramente demostrado que, en solo veinticinco días una acción humanitaria pudo culminar las cien mil firmas que la petición de “Nosotros las personas”, requiere para ser evaluada y adjudicada por el gobierno de La Casa Blanca, encabezado por el actual Presidente. Hon. Barrack Obama. Una acción que fue motivada por el Abogado José Rodríguez Irizarry, citó lo siguiente; “La petición nunca fue ni ha sido el fin, sin embargo, esta ha servido como una gran herramienta de concienciación sobre el caso de Oscar por parte de periodistas, analistas y diarios que tocaron el tema en múltiples ocasiones”.
Esta petición nos sirve de guía, no tan solo para inducir directamente La Casa Blanca, y tener evidencia del posible obscurantismo y deslealtad hacia la comunidad puertorriqueña. Ya que en determinadas oportunidades con el uso del derecho “Perdón” por sus siglas en inglés, le ha dado la libertad a cientos de prisioneros menos, al que más interés internacional ha convocado la liberación, Oscar López Rivera. En este sentir humanitario se han unido cientos de miles de personas por su excarcelación, desde el ambiente artístico, político y patriótico. El no tener la aquiescencia de firmar la clemencia para Oscar López Rivera, determinara la continuidad del atropello y la manipulación hacia el pueblo puertorriqueño.


El presidente tiene la autodeterminación para firmar la clemencia sin peros, ya que esta petición lleva un largo periodo en espera de algún indulto presidencial desde el 2007, lo cual está sobre investigada por las agencias de justicia y del mismo abogado de las oficinas de clemencia, Robert A. Zauzmer. El reloj avanza y con él las manecillas contando los segundos, minutos, horas, días, para su liberación. El tiempo pide justicia más un trozo de tierra de cien por treinta y cinco millas, está en pie de lucha y
muy optimista para finalmente recibirle en casa. De no surgir la clemencia por un Presidente de raza negra, el cual conoce cabalmente lo que son los derechos humanos y la acostumbrada repugnancia hacia la comunidad afroamericana e hispana por los derechos civiles y la igualdad de derechos. Estaría enfrentando entonces la continuidad de su sentencia hasta el 2020, o 2023, que es cuando termina su pena.
La veracidad de su lucha a citado a el amor, la unión, el humanismo, la asignación, el despertar, el legado, la capacidad, la valentía, la humildad, la serenidad, el apoyo, la igualdad, el valor, pero sobre todo la internalización sobre la vida y la verdadera importancia que obtenemos por naturalidad, el derecho a la vida y por tal, a la felicidad.
“Estés donde estés, camines por donde camines, vueles por donde vueles, tu nombre es, una obra en los sinfines de la concordancia, donde el justo es justo y donde el Norte siempre acompaña su rigor”... Has llegado a calar lo más profundo de la tolerancia, donde se desprendió el sentido del sentimentalismo para madurar en el entendimiento de la calumnia, llevándose en su fina mesura el compás y la brújula de su propia aceptación.
Muchas gracias, humildemente un servidor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada