Buscar este blog

viernes, 3 de junio de 2016

Teatro de la amargura colonial


Estoy en Puerto Rico, pero miro la televisión, leo los periódicos o escucho la radio y me parece estar en otro país.  Candidatos colonialistas a la legislatura y la gobernación se anuncian como lo mejor para gobernar a Puerto Rico, sabiendo hasta los gatos que en Puerto Rico no tenemos gobierno propio, que  esto es una colonia sobre la que el congreso de Estados Unidos tiene todos los poderes. Hasta nos amenazan con imponernos una junta que vaya por encima de la administración colonial.  Entonces, ¿de qué poderes hablan los políticos puertorriqueños?   Una de dos: o se engañan  a sí mismos o, peor aún, a sabiendas engañan al pueblo.
 
 
Esto me recuerda las palabras de Joseph Goebbels, ministro de propaganda de Adolfo Hitler, quien decía que si se repite una mentira muchas veces, el pueblo terminará aceptándola como la verdad, y que cuando más eficaz es la propaganda es cuando los manipulados creen que actúan conforme a su propia voluntad.   Zbigniew Brzezinski, quien fuera miembro de la Comisión Trilateral creada por David Rockefeller y consejero en seguridad nacional  del presidente Jimmy Carter, postulaba que a los pueblos se les puede engañar y vender dictadura por democracia.  ¡No nos dejemos manipular!
 
 
Como nos advirtió el libertador Simón Bolívar, muchas veces nos han dominado más por el engaño que por la fuerza.  Les digo, mi gente, que mientras nos dejemos engañar, no resolveremos nuestros problemas.  Los deshonestos le huyen a la verdad; los honestos la buscan.  ¡Busquémosla!
 
 
La democracia no está en el acto de votar, sino en el poder que ese voto le otorga al pueblo.  
--
Rafael Cancel Miranda

Se llega más pronto a la meta de pie que de rodillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada