Buscar este blog

sábado, 26 de noviembre de 2016

Gracias, Fidel


Gracias le doy a la vida
por mi cielo ser boricua,
mi alma, nacionalista
y mi credo, Fidelista.

Gracias le doy a la vida
por atreverme a luchar,
por atreverme a confrontar
la bestia imperialista.

Gracias le doy a la vida
por doña Isabel y Albizu
y por aquellos amigos
que me sirvieron de guía.

Gracias le doy a la vida
por mi pueblo valeroso,
que ha sabido con decoro
mantener su alma viva.

Gracias le doy a la vida
por la luz en mi camino,
y por marcar mi destino
con el de la patria mía.


Recién terminado este poema, me enteré del fallecimiento físico del compañero Fidel.  Con la intención de honrar a quien tanto nos honró, le puse el título “Gracias, Fidel” y en su honor cambié una palabra en el poema.  Esta mañana me entrevistó un periodista acerca de la muerte de Fidel, quien para mí no ha muerto.  Hay Fidel para buen rato.  La mafia imperialista trató de que no llegara ni a los 50 años de edad, pero siendo Fidel, Fidel, su cuerpo decidió la fecha de su partida. 

En 1977, me encontraba encarcelado en una prisión yanqui en Estados Unidos cuando mataron a mi padre.  Gracias a la presión del pueblo, el gobierno yanqui se vio obligado a autorizar mi traslado a Puerto Rico por 7 horas para asistir al entierro.  Los periodistas me preguntaron cómo me sentía ante la muerte repentina de mi padre.  Yo les respondí que no había venido a llorar su muerte, sino a celebrar su vida, que fue la de un patriota.  Lo mismo digo de Fidel. 

Gracias a Fidel y al Gobierno Revolucionario de Cuba, así como a la campaña internacional  por la liberación de los cinco nacionalistas, salimos de prisión el 10 de septiembre de 1979.  Fidel y el Gobierno Revolucionario cubano negociaron un canje de prisioneros, entre los que se encontraba Lawrence Lunt, un agente de la Cía preso en Cuba. 

Un reportero me preguntó si iría a Cuba, pero como tú sabes, Fidel, yo nunca he aceptado la ciudadanía estadounidense impuesta a los puertorriqueños por el congreso yanqui, y por lo tanto tampoco acepto su pasaporte, requisito impuesto para salir de Puerto Rico al exterior.  No podré estar allí físicamente, pero mental y emocionalmente estaré contigo y con el heroico pueblo de Cuba. 

Es mucho lo que podría decir de ti, pero por el momento solo quiero decirte, en nombre de Puerto Rico y de todos los que tu ejemplo seguirá inspirando en la lucha por un mundo mejor ¡Gracias, Fidel!

Dondequiera que estés, ¡pa’lante siempre, compañero!  ¡Venceremos!

RAFAEL CANCEL MIRANDA

25 de noviembre de 2016
San Juan, Puerto Rico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada