Buscar este blog

martes, 22 de noviembre de 2016

Mensaje a todo el universo


  • El Nuevo Día
  • 22 nov. 2016
  • Abogado Eduardo Villanueva
La lucha por la excarcelación del prisionero político Oscar López ha llegado a un punto crucial. El amor y la compasión de la mayoría del pueblo puertorriqueño se enfrentan a los que, movidos por el odio ideológico, la ignorancia o falsedades, prenden información en las redes que no se sostienen en el récord del caso.

Los leemos, escuchamos con paciencia pero a veces la indignación se desborda. Algunos se atreven a propagar que Oscar está preso y convicto por asesinato. Otros que fue responsable del robo de la Wells Fargo y que no ha devuelto el dinero. Lo de la Wells Fargo ocurrió cuando Oscar llevaba cuatro años preso por conspiración sediciosa. Reto a los que afirman que Oscar está preso por asesinato o cualquier otro acto violento a que lo pongan bajo juramento so pena de perjurio.

Que divulguen con sus firmas y direcciones, no con anónimos como suelen hacer, que pueden sostener esa afirmación en un tribunal. Esa es la manera responsable de hacer afirmaciones que puedan afectar la libertad y derechos de otras personas, especialmente los que están presos por sus ideales.

Este es el año de la misericordia, el Papa Francisco ha hecho expresiones (urbi et orbi), que atacan el odio ideológico y la falta de sensibilidad.

“Cuando se permanece encerrado en los propios prejuicios, o se es esclavo de los ídolos de un falso bienestar, cuando uno se mueve dentro de esquemas ideológicos o hace absolutas las leyes de mercado que aplastan a las personas, en realidad no se hace otra cosa que estar entre las estrechas paredes de la celda del individualismo y de la autosuficiencia, privados de la verdad que genera la libertad. Y señalar con el dedo a quien se ha equivocado no puede ser una excusa para esconder las propias contradicciones”, señaló Francisco.

El Comité Pro Derechos Humanos tiene una larga trayectoria, aprendida y heredada de sus antecesores, en defensa no solo de nuestros presos políticos, sino también de los perseguidos y discriminados por ser minoría o por su ideal de descolonización y en defensa de la autodeterminación del pueblo de Puerto Rico. Esa constancia en defensa de nuestro pueblo no la vamos a abandonar.

Oscar López es símbolo de resistencia y lucha pero además, de amor incondicional por su pueblo. De los que lo defienden y de los que lo atacan desde su prejuicio y amparados en información errónea que se divulga en las redes, en venganza por actos por los cuales él no fue acusado ni convicto. Se prestan para acusarlo, por asociación, pero no se atreven a intentar probar lo que no tienen con que probar. El asesinato es un delito que no prescribe, quien crea que puede probar que Oscar es culpable de alguna muerte, aún en esta etapa de su vida, puede acusarlo. No lo han hecho porque no es cierto. El pueblo debe saberlo y no dejarse manipular por los mercaderes del odio.

La campaña por excarcelar a Oscar está en una etapa álgida y seminal, el CDHPR ha arreciado la búsqueda de apoyos internacionales instando a que en toda Latinoamérica, países de Europa y hasta Estados Unidos, se realicen actos que hagan consciente al Presidente Obama, que sería un acto de justicia y de valor como dirigente, excarcelarlo.

Decenas de miles de personas de buena voluntad le han escrito solicitándolo. Dirigentes mundiales lo han hecho en público y en privado. Organismos de amplia composición étnica, religiosa, sindical y cultural, apoyan este reclamo. No podemos permitir que Oscar muera en la cárcel. No debemos propiciar que prevalezcan los mercaderes del odio. Los seis candidatos a la gobernación de Puerto Rico se unieron a este reclamo.

El momento de actuar es ahora, antes de que la política exterior de Estados Unidos se vulcanice y regresemos a los tiempos de la guerra fría. Nuestra patria se vindica con el regreso de Oscar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada